domingo, 18 de noviembre de 2007

Dilemas éticos y Sida


Hoy en día persisten en el mundo las faltas a la ética y a los valores y derechos de las personas por problemas que se presentan como por ejemplo enfermedades de difícil control y por sobre todo por falta de conocimiento. El área médica además del avance en recuperación de la salud, ha favorecido la prevención y promoción de la salud, gracias a estas técnicas, se ha podido mejorar las condiciones de vida y a la vez aumentar la esperanza de vida. Sin embargo se han presentado nuevas enfermedades incurables como el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Adquirida). Esta presenta una alta tasa de contagio involucrando pacientes de toda clase social la edad mas predominante es entre 20 y 50 años de edad. Se forma un gran problema, puesto que es necesario para el tratamiento precoz y para la prevención del contagio de más personas, desconociendo o ignorando al portador. Luego al realizar el examen se obliga al paciente a dar sus datos personales, pasando a llevar su intimidad, por lo que este puede suponer que dicho resultado se difunda, como resultado el temido miedo a la exclusión laboral y social, la causa de estos errores es la falta de conocimiento sobre la enfermedad, los mitos sobre la manera de transmisión ya que piensa que una persona contagiada, ha tenido malos hábitos de vida, relacionándolos la mayoría del tiempo con homosexualidad y prostitución. El problema ético que nace por esta enfermedad es el secreto profesional, generando con el silencio una infección a otro ser humano. Para resolver este conflicto ético, el equipo de salud debe instruirse en cada caso por separado, se debe tomar en consideración que la salud no es solo un bien personal, sino también un bien social, por lo que debe analizase si existe riesgo para terceras personas de infectarse. En el hospital surge otro dilema ético que es la predisposición a atender a los pacientes, a pesar de de las normas de precaución universales, que se debe tratar a todo paciente como posible portador de VIH, suele crearse un conflicto ético ante la atención a una persona con VIH quebrantándose el principio de no maleficencia al retrasar la atención o al brindarla de una manera no óptima. El rol de la enfermera consiste en varios temas, como acompañar al paciente durante todo el proceso que dure la enfermedad, se debe realizar en conjunto con el paciente con paciencia, amor y profesionalismo entregando un ambiente seguro y la mantención del secreto del diagnostico siendo fundamental entre la enfermera y paciente, se debe educar al paciente a afrontar su enfermedad e informar a su pareja sexual para que tome prevención del contagio. Si el paciente se niega a comunicar su condición a su pareja, el equipo de salud, debe romper el secreto si la condición lo amerita evitando un contagio su pareja como al gestarse un bebe. Por lo tanto el secreto no es un valor absoluto por lo que hay ciertas condiciones puede ser revelado. La enfermera se debe preocupar que el paciente le sea indicado el correcto tratamiento (principio de justicia), también debe velar con personal a cargo, que este cumpla con las normas de precaución universales, ya que estas protegen al personal de contagios, como a su vez, protegen de igual manera al paciente de sufrir contagios de parte del personal, a ser tratados como seres humanos íntegros hasta el último de sus días, a recibir una atención personalizada, a participar en las decisiones que afecten o cambien los cuidados que reciba siempre pensando en la dignidad de la persona.

No hay comentarios: